Régimen turco dispara contra kurdos e izquierdistas

first_imgEl gobierno turco, así como elementos abiertamente fascistas, han abierto un amplio ataque contra organizaciones democráticas en todo el oeste de Turquía. Mientras tanto, el ejército turco ha continuado su agresión contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), tanto contra guerrilleros como contra civiles en el sureste del país donde los habitantes son mayormente kurdas/os.Estados Unidos y otros gobiernos de la OTAN apoyan la ofensiva del régimen turco. El régimen de Ankara concedió a la Fuerza Aérea de EUA el derecho a utilizar las bases militares dentro de Turquía para llevar a cabo ataques aéreos contra Siria e Irak. El gobierno de Turquía también ha librado guerra y subversión contra el gobierno sirio.El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, planeó en las elecciones nacionales de junio pasado, que su gobernante Partido de la Justicia (AKP), aumentara su mayoría al 60 por ciento de los escaños en el Parlamento. Si hubiera logrado esto, Erdogan habría sido capaz de cambiar la Constitución turca y consolidar su presidencia.En cambio, su AKP perdió 71 escaños, ganando sólo una minoría – 258 – de los 550 escaños. Un nuevo partido de coalición izquierdista, el Partido Demócrata Popular (HDP), con mucho apoyo de la población kurda, sorprendentemente ganó 79 escaños. El AKP, que sigue siendo el partido más grande en el parlamento, se vio obligado a llamar a una nueva elección nacional para noviembre.Fortalecido por su acuerdo con el Pentágono, el régimen de Erdogan luego abrió una guerra aérea contra el PKK en Irak y contra las fuerzas kurdas en Siria, mientras intensificaba la represión en las regiones kurdas. Las fuerzas de liberación del PKK, que habían participado en conversaciones de paz con el régimen de Erdogan en los últimos dos años, contraatacaron. El ejército y las fuerzas policiales turcas mataron a combatientes kurdos y a muchos civiles, pero también sufrieron bajas cuando el PKK respondió.En la última escalada, el AKP y el fascista Partido del Movimiento Nacionalista, también conocidos como los Lobos Grises, atacaron e incendiaron  las oficinas del izquierdista HDP y las casas de algunos de sus miembros en Turquía el 8 y 9 de septiembre.Durante las elecciones de junio, el HDP hizo campaña exigiendo el aumento del salario mínimo, mejorar el acceso a la educación universitaria y lograr la igualdad de género. Se comprometió a crear un ministerio de la mujer y hacer el Día Internacional de la Mujer un día nacional feriado. El HDP tiene un hombre y una mujer respectivamente, como copresidentes: Selahattin Demirtas y Figen Yukseldag.Atacadas 300 oficinas del HDPEn una conferencia de prensa en la ciudad oriental de Diyarbakir el 9 de septiembre, Demirtas denunció que mientras el ejército y la policía están llevando a cabo terrorismo de estado contra la población civil bajo un toque de queda en las ciudades con mayoría kurda en el este de Turquía, en el oeste del país, Erdogan está fomentando abiertamente el terror en las calles por matones fascistas. En solo dos días, ocurrieron más de 400 asaltos y ataques contra oficinas del partido, oficinas de prensa, tiendas y casas de kurdas/os y tiendas de campaña de trabajadores temporales kurdos en todo el país. Más de 300 ataques se llevaron a cabo contra las oficinas de HDP, algunas quemadas totalmente. (Junge Welt, 11 de septiembre)Demirtas pidió a los simpatizantes de su partido organizar escuadrones de autodefensa. Dijo que los ataques no eran reacciones espontáneas de la población en respuesta a los ataques de la guerrilla del PKK, como alega el gobierno, sino un ensayo para una guerra civil. El acusó al AKP y al servicio secreto turco de coordinar los ataques contra su partido.El 10 de septiembre, el diario alemán Junge Welt publicó una entrevista con Semra Dogan, co-presidenta del HDP en el distrito Kadiköy de Estambul, en la que habló sobre su partido y la nueva situación.El HDP “es un proyecto conjunto de las/os kurdos, la izquierda y las/os demócratas”, dijo ella. “Estamos luchando por la igualdad, la libertad y la paz. Desde que logramos el 13,2 por ciento de los votos en las elecciones parlamentarias del 7 de junio, el estado ha estado tratando de detenernos. Las operaciones policiales y militares son parte de un plan extensamente preparado para aplastar a las fuerzas democráticas y abrir el camino para el sistema presidencial buscado por Erdogan”.Y continuó diciendo: “las ciudades kurdas han proclamado su autonomía porque se sienten amenazadas. Sirve a una defensa legítima. El estado quería linchar a los residentes. Las fuerzas de la guerrilla han declarado en repetidas ocasiones que no van a ir a la guerra, y que limitarán su acción a su legítima defensa. Pero las fuerzas armadas bombardean la guerrilla y sus bases de apoyo, tratando de provocarles a una guerra activa.“Erdogan y su AKP necesitan soldados muertos [para despertar el fervor nacionalista contra los kurdos]. El presidente sabe que fue arrinconado por estas tácticas – y ahora está tratando de movilizar votos nacionalistas para continuar manteniéndose en el poder”.FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *